Inventario de desastres

He contado treinta y dos años de silencio,
un par de escándalos bien callados
y una lluvia como de pena;

tu sonrisa serena en la memoria
y un juego de ilusiones en el suelo
que han debido de morir sin hacer ruido.

Como yo,

que he salido fuera y me he visto tendida
en el cuarto escalón de la escalera.

El corazón dormido.

El pecho resquebrajado.

Pero esto no ha pasado
y tú aún no te has ido.

El problema es que sigo callada,
y no sé si quiero que sepas
que me abrirías en canal
con este adiós.

¿Acaso no lo dirás igual?

La chica del chubasquero amarillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s