Mientras huyes

Te pasas la vida
esperando alguien así:

un alma libre.

Y a veces lo olvidas,
y la encarcelas.

Y ella grita,
se revuelve,
y te destroza.

Y tú siempre has sido así,
muy de hacer todo a lo grande.

De acelerar el tiempo
y detener el corazón.

De agrietar al invierno con tu frío.

De escapar lo suficiente para convencernos
de que queremos ir a buscarte.

Y es que a veces
no nos damos cuenta,
de que quien quiere así,

de repente,
y todos los días,

no se quiere ir.

Y sí.
Si necesitas correr,
corre.

Porque, a veces, quedarse quieto,
también es de cobardes.

Y yo prometo atraparte
a besos mientras huyes.

Y correr.

Porque, contigo,
me sobran las ganas
hasta para eso.

La chica del chubasquero amarillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s