Y todo sobra

Tú no estás,
y yo no sé qué decir.

Se atascan todas las palabras
con un nudo al pie de cada letra.

Y se arrastran bajo las alambradas
que se elevaron en nuestras gargantas.

Cronometran cuánto tiempo lloran
antes de conseguir avanzar.

Y al final es salir o morir.

Y tú no estás,
y ellas mueren igual.

Es de noche, mi casa huele a sal
y yo nunca he vivido frente al mar.

Huele al lugar donde van a parar
los sueños cuando no tienen dónde ir.

Y mi almohada no consigue recuperar
la noción de tu sonrisa antes de dormir.

Será que no reconozco mi hogar,
ahora que tú ya no estás.

Sí,
no estás.

Y todo sobra.

La chica del chubasquero amarillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s