Armisticio interrumpido

Contigo la vida es
como quien va a la guerra
y nunca vuelve.

Y ya solo queda esperar
que la poesía
por fin nos libre;

que arranque de los adoquines
las pisadas que nos recuerdan
que no iremos a ninguna parte.

Y, una vez más,
aún sabiendo que siempre pierden,
eliges los bandos equivocados.

Y te eriges vencedor,
cuando aún
no hay acuerdos.

Cuando seguimos
quemando con nuestras manos
las lunas de nuestros tejados.

Y me preguntas
por qué anochece tan temprano,
si todavía es verano.

Y me miras,
y te miro de vuelta,
y solo consigo decir:

“Amor, es que así es como sabe la guerra,
cuando la lucha es entre los dos”.

La chica del chubasquero amarillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s