Con el paso de los años

Con el paso de los años, admití que perdimos nuestra razón de ser, que el excedente de amor que guardaba en la nevera, por si volvieras, ya lo había consumido la pena.

Aquella mañana de noviembre, cuando observé en tus ojos que querer no había sido suficiente y que volver a hacerlo ya no parecía tan urgente, lloré.

Y con la luz apagada, yo misma contaba hasta diez. Se me llenaron los pulmones del humo que emanaba de todas las promesas que no cumplimos. Ni cumpliremos.

Después de aquello, nunca más nos vimos.
¿Te acordarás de mí?
Y, total, ¿para qué? ¿Qué más da?
Por fin dejamos de jugar a rompernos.

Hoy te he vuelto a pensar y no sabría decir con exactitud si aún te echo de menos. Si el triste hecho de no tenernos ha traído consigo otro invierno. No lo sé.

Hace frío en casa y he bajado las persianas.

Pero, ¿sabes?
si algún día me ves,
entenderás que no conseguí olvidar,
pero que sí aprendí a omitir.

Con el paso de los (d)años.

4 respuestas a “Con el paso de los años

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s