Alguien iridiscente

Merodeando por la estación, inmiscuyéndose entre las vidas de la gente, va caminando rauda y disfrazada de alegría.

Acaba de aterrizar y en la maleta lleva al menos ocho kilos de pena, uno de nostalgia y cerca de cuatrocientos gramos de ausencias.

Lleva el corazón reclutado en la jaula de un canario, tras quedarse exhausta por la búsqueda intensiva de un amante nocturno.

En el aire se escucha el eco de lo que algún día fue su propia voz. Y, de fondo, suena esa canción, que se repite cada día con más intensidad: el pitido de los trenes que se van.

Cuando llega a casa, se asoma al balcón a mirar pasar la muchedumbre. Se pregunta si ellos también habrán olvidado su nombre.

Le pesan los ojos. Demasiadas cuerdas atadas en sus pestañas. Demasiados suicidios ha visto de muchas de ellas, que siempre van a parar a sus labios secos.

Empieza a rozarle la piel la fría brisa primaveral, característica del comienzo de la nueva estación. Entra dentro y se enrosca en el sofá. Té de melocotón.

Un sorbo, dos, tres… y se abrasa la garganta, igual que aquel día que se la dejó llamando por su nombre a un alma que no le correspondía.

Y entonces piensa algo como que ojalá tenga la suerte de cruzarse con alguien iridiscente, con un cartel de colores en el que ponga: “aquí vive un poeta que no deja hueco a la tristeza”.

La chica del chubasquero amarillo.

One response to “Alguien iridiscente

  1. Guauuu, Iridiscente !!! Yo conocí a ese Poeta; fue a finales de 1980 cuando me encontraba yo abatido y triste,muy triste y melancólico en mi habitación.Cayó por casualidad en mis manos un libro todo lleno de sus poemas escritos a modo de “Diario” en los cuales recitaba frases y parábolas que me inspiraron curiosidad,y en cual incluía milagros sorprendentes realizados por él que me levantaron el ánimo e hicieron florecer en mi interior una esperanza que ya casi daba por perdida.Acabé leyéndome todos sus poemas y prodigios y lloraba yo mucho mucho mucho,pero ya no era de tristeza y desesperación no, era de gozo y alegría.De pronto mi interior se volvió iridiscente casi sin darme cuenta; pero no era yo, no era mi brillo no, era el brillo de este majestuoso Poeta mas bonito que el mismísimo Arco Iris frente al Sol en una tarde lluviosa y gris.Así estaba mi alma….gris; pero en medio de esa niebla de tristeza emergió él con fulgurantes colores llenos de Vida Abundante. Y aquí estoy hoy,despues de muchos años contemplando en mi interior el resplandor de su Iridiscencia que no me permite estar triste mas allá de un pequeño y corto espacio de tiempo. Gracias Amado Poeta por brillar así. Que la chica del chubasquero amarillo tenga un encuentro muy profundo e intenso contigo.De verdad…….se lo merece; ella está cantando siempre bajo la lluvía que es cuando tu te manifiestas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s